viernes, 13 de noviembre de 2009

EL "TAMAGOCHI"

Hace unos años que las marchas de montaña tienen un gran aliado el GPS (Tamagochi como dice el Presi), ya nos van pareciendo lejanos aquellos días en los que mapa en mano y brújula se buscaban las rutas de nuestros caminos y en mas de una ocasión terminamos perdidos en la niebla o llegado algún pueblo distinto del previsto (Castel de Cabra).
Se recuerda todavía en el club la doble ascensión a la cima del Moncayo (2.316 m) por culpa de la niebla, ya que en nuestro intento de descender por el collado de Castilla casi aparecemos en Agreda (Soria) con lo cual volvimos a subir a la cima para retomar de nuevo la bajada por el camino que bordea el circo de San Gaudioso hasta llegar al santuario.
video video

En estos dos videos podemos recordar la primera ascensiónde Grupo Alpino Javalambre al Moncayo el 20 de mayo de 2000 y la "felicidad" de Jose Antonio tras su segunda cima consecutiva

video

Unos pocos años mas tarde en un viaje que un grupo de socios del GAJ hicimos al Pirineo pudimos comprobar la utilidad de los nuevos "tamagochis".

En un día de verano programamos la ascensión al Culfreda (3.034 m), las previsiones eran de buen tiempo con tormentas débiles y aisladas. La primera parte hasta el Puerto de la madera transcurrio sin incidentes, desde alli se divisaba una tormenta en el lado francés pero que no parecía amenazarnos seriamente por lo que seguimos hacia la cima, pero al llegar al pico Cabalera (2.901 m) algunos empezaron a notar que los pelos se le ponían de punta y que objetos metálicos producían pequeñas descargas eléctricas, la tormenta nos estaba envolviendo e iniciamos el descenso rápidamente.

Al llegar de nuevo al Puerto de La Madera, la niebla y la tromba de granizo no nos dejaban ver mas allá de medio metro y teníamos dificultades para encontrar la senda de bajada, pero... aqui si que teníamos "tamagochi" y con el track de subida guardado con lo que enseguida pudimos iniciar el descenso, eso si entre rayos y truenos a nuestro alrededor, apedreados por el granizo y calados hasta los huesos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario